El gran negocio de romper corazones

Por Carlos Ponce de León.
Record.com.mx

Necaxa es como un político en campaña: promete y promete, y al final, a la hora buena, nada; pero eso sí, sabe hacer su negocio.

Los Rayos crean constantemente una atmósfera en la que incluso los que no somos sus aficionados volteamos a verlos, se ganan elogios, creemos en ellos, pero terminan desilusionando por su falta de compromiso con la trascendencia.

Cuando aparece un gran valor entre sus filas, un futbolista que destaca por sus cualidades en el campo, la directiva abre la ventanilla para atender a los que hacen filas para comprar. Y se vende bien, rápido y a precio alto. Este verano será igual.

Es una forma de administrar el futbol profesional de hoy, válida para los dueños, desacreditada para los aficionados que cada torneo deben pegar el corazón hecho cachitos por la partida de una figura, que los hizo soñar con que al fin volvería la vieja gloria. Es naturaleza del despiadado profesionalismo.

NUEVA GEMA DE 12 MDD
Los Rayos de los Tinajero han sido capaces de exhibir gemas preciosas que antes lucían opacas, incrustadas aún entre otros materiales de poco valor; identifican, extraen y pulen, elevan su cotización y venden a un precio mucho mayor que el original. Tremendo negocio.

Puch fue el primer gran ejemplo: Adquirido en 1.2 millones de dólares, llevado a un alto nivel y traspasado a Pachuca por 7 mdd, además de recibir al Piojo Alvarado y Dieter Villalpando. Vaya negocio.

El más reciente fue Dávila, a quien firmaron ‘gratis’, llegó libre y terminaron vendiendo en 10.5 millones de dólares, también a los Tuzos.

El siguiente será Fernández, comprado en 1.2 mdd, motor ofensivo de Necaxa por banda derecha, goleador, creador de la moda de copete decolorado en las tribunas de Aguascalientes. Récord de más goles consecutivos para los rojiblancos. Su valor de venta ahora supera los 10 mdd. Algunos aseguran que pedirán inicialmente 12 mdd por Brian. Y ya están formándose para pagarlo. Vaya negocio.

Comentarios

  1. Muy triste lo que sucede con Necaxa, me entra frustración y coraje, Soló me queda decir , ojalá y necaxa regrese a televisa

    ResponderEliminar
  2. Gy-gas el Necaxista Texano05 marzo, 2019 09:24

    ¿Que NECAXA regrese con Televisa?

    ¿Para volver a ser las sobras del amierdica?

    Yo prefiero sinceramente, que di no le van a dar la seriedad y respeto que merece la institución y la afición .... Desaparezca para siempre.

    ResponderEliminar
  3. Lamentable que vendan lo mejor para traer lo peor.

    ResponderEliminar
  4. Que forma tan ruin de darle en la madre a la afición. Nunca pensé en extrañar los tiempos en q televisa fue propietaria de nuestros rayos. Aunque los antecedentes hablan de q siempre fue el hijo menor los hechos dicen otra cosa más importante q todo eso. Televisa nos dió el equipo de la década, tres campeonatos y el tercer lugar en el mundial de clubes, con una sobresaliente actuación. Llego el jr azcarraga y acabó con esa época y evitó q Necaxa hiciera más historia.
    Ahora la situación está más difícil para trascender con esta directiva usureros q solo piensa en sus bolsillos.

    ResponderEliminar
  5. Ya no conviene el regreso a Televisa porque el Necaxa como equipo de la década fue en tiempos de Azcárraga el llamado "tigre", y entonces el América y el Necaxa eran dos líneas de negocios. Para el Jr, el América es el equipo al que le va desde chiquito.

    ResponderEliminar
  6. Hay que entender que este Necaxa nunca tuvo gran presupuesto ayer mencionaban que se operaba en numeros rojos y gracias a la venta de jugadores ya esta en números negros. Que si molesta? claramente, pero es mucho mejor tener un equipo solvente economicamente, ah tener problemas como el veracruz o incluso acabar como el Jaguares???? Segun esto para el siguiente torneo ya no venderan de la misma manera y mantendrán una base mas sólida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, puedes comentar poniendo la opción de Nombre/URL para que puedas poner tu nombre o algun enlace a tu cuenta de Twitter, Facebook u otras. No seas un anónimo más.