PASIÓN ROJIBLANCA ::: Pasión por los Rayos del Necaxa

¿Cuál es el secreto de Don Poncho Sosa en Necaxa?

Le tuvieron paciencia en Leones Negros e incluso así el equipo descendió el año pasado. Si no es paciencia la clave necaxista ¿Entonces qué es?

Durante la final de Copa MX de hace seis meses disputada en Veracruz entre los Tiburones Rojos y los Rayos del Necaxa, Alfonso Sosa dejó boquiabierto a medio mundo alineando a un equipo sin sus jugadores titulares. No Jesús Isijara, no Luis Felipe Gallegos, no Xavi Báez. El Necaxa tiraba la Copa a la basura para mejor buscar el ascenso.

El mensaje de ‘Poncho’ Sosa era claro: en el fútbol mexicano la calidad de los futbolistas hace toda la diferencia. ¿Por qué arriesgar a los titulares disputando la final de un torneo sin premio deportivo cuando el objetivo principal era alcanzar la Liga MX?

También aprendió la lección de su ascenso y descenso exprés con la Universidad de Guadalajara. Los refuerzos que le llevaron sencillamente no tenían calidad probada para garantizar la permanencia. Llevó a un Leandro Cufré en el umbral del retiro, a un Marc Crosas que al menos en España nunca se consolidó como titular, a un Fidel Martínez tan irregular como siempre y a un Andrés Ríos de paso fugaz en el América.

Con Necaxa había que fichar calidad probada. No había margen de error ni tiempo para reciclar futbolistas prestados de otros clubes.

Marcelo Barovero desde sus épocas en Vélez Sarsfield demostró seguridad bajo palos; el chileno Marcos González era un zaguero decente desde su paso por el fútbol brasileño; el ‘Colocho’ Iturra era titularísimo para Manuel Pellegrini en su Málaga; Edson Puch enloqueció a la defensa de México en el 7-0 de Santa Clara, California; y Marcelo Espíndola a fin de cuentas tenía buen cartel de la MLS con el Real Salt Lake.

Hoy por hoy en la Liga MX los mejores clubes son aquellos que cuentan con dos factores: un plan de juego bien trabajado e individualidades capaces de hacerlo funcionar. Lo primero es la paciencia que ‘Poncho’ disfrutó con Leones Negros y lo segundo es lo que faltó y acabó con los Melenudos descendidos de vuelta al Ascenso MX.

Ahora su escuadra tiene el equilibrio entre uno y otro factor: futbolistas acostumbrados a su plan de trabajo (Isijara, Báez, Luis Felipe Gallegos) e individualidades que hacen la diferencia (Barovero, Iturra, Puch y Espíndola). En cierto sentido, el León de Gustavo Matosas experimentó un desarrollo parecido convirtiéndose de un equipo decente a un aspirante serio por el título cuando remplazó adelante al charrúa Sebastián Maz por Mauro Boselli.

Los años en que los recién ascendidos soñaban con la permanencia sin hacer grandes compras ni contar con grandes individualidades quedaron en el pasado. Alfonso Sosa escarmentó con el descenso de sus Leones Negros y en Necaxa la clave fue balancear la escuadra ascendida con contrataciones de calidad.

Mal haría Ricardo Antonio La Volpe en confiarse ante este conjunto hidrocálido que no debería seguir sorprendiendo a nadie.
Fuente: Univisión

3 comentarios :

  1. Marcos González no fue refuerzo, ya estaba desde el ascenso. Estos señores de Univisión ya se parecen a los de Fox Sports que en la transmisión uno de ellos comentó que Necaxa solamente había perdido 2 juegos en la temporada y que las derrotas se dieron contra Monterrey (correcto) y el otro contra León (fue empate).

    ResponderEliminar
  2. ahora ya es Don, bien ganado, jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Gy-gas el Necaxista Texano29 noviembre, 2016 21:39

    Gracias por todo Alfonso Sosa, el mejor técnico que ha tenido NECAXA desde Manuel Lapuente.

    ResponderEliminar

Si no tienes una cuenta de Google, puedes comentar poniendo la opción de Nombre/URL para que puedas poner tu nombre o algun enlace a tu cuenta de Twitter, Facebook u otras. No seas un anónimo más.