PASIÓN ROJIBLANCA ::: Pasión por los Rayos del Necaxa

Cuando Carlos Albert demandó a Necaxa

El exdefensa, hoy comentarista, ganó 18 años después el juicio en contra del Necaxa, lo que le costó su carrera y dio lugar al primer intento de crear un sindicato.

Cansado de los “abusos” por parte de los equipos mexicanos hacia el futbolista en la década de los 70, Carlos Albert decidió hacer algo, lo que al final le costó su carrera, pero también originó el primer sindicato de futbolistas en México.

Con sólo 24 años de edad el ahora comentarista deportivo recuerda las causas que lo orillaron a convertirse en el primer futbolista en demandar a un equipo en el balompié nacional.

“Antes la situación de futbolistas era distinta, estábamos realmente indefensos, no había ninguna ley que defendiera al futbolista en ningún lado, entonces los directivos hacían con el jugador lo que les daba la gana”, dijo.

Explicó que cuando terminaba torneo les podían poner status de transferible o retenido, lo que significaba que pagaban solamente el 50 por ciento de su sueldo.

“Aunque tenías la obligación de ir entrenar, entonces para no pagarte completo te ponían retenido, quería decir que les interesaba, pero que no te pagaban completo durante todo el tiempo que se les daba la gana hasta que renovabas tu contrato”, apuntó.

Señaló que en 1971 el equipo de Necaxa le informó que era buscado por el Atlante, pero la realidad era que el objetivo era el de pagarle sólo la mitad de su sueldo, es decir “estaban jugando conmigo”.

“Cuando vi que pasaba el tiempo y el señor (Julio) Orvañanos (dueño del Necaxa) no me recibía, fui ver a unos abogados y en 1971 salió en la nueva Ley Federal del Trabajo un capítulo que se llamaba ‘Del deportista profesional’ tomé la decisión de demandar y fui el primer futbolista en México en hacer una demanda legal y además la gané, me costó casi 18 años”, indicó.

Carlos Albert refirió que esta situación generó un escándalo, “fue cuando el señor Orvañanos se acuerda que existo y me manda llamar y me dice: ‘oye Carlos ¿qué es esto? Me estoy enterando’ y le respondí que tenía más de tres meses tocándole la puerta, haciendo fila, esperando y nunca me quiso recibir, este es el resultado”.

Recordó que le pidió que quitara la demanda y se arreglarían, “pero le respondí que no lo iba quitar porque era ya un tema de dignidad y no sólo por el dinero sino porque me ignoró, entonces seguí”.

Manifestó que el interés que despertó su tema atrajo a muchos de sus compañeros, con los cuales se planteó algo más que demandar a los equipos, sino buscar un bien colectivo y pensaron en crear un sindicato, historia que le genera una mezcla de sentimientos por el final que tuvo.
Fuente: Aristegui Noticias

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, puedes comentar poniendo la opción de Nombre/URL para que puedas poner tu nombre o algun enlace a tu cuenta de Twitter, Facebook u otras. No seas un anónimo más.