Mario de Luna, Luis Hernández y Diego Hernández convivieron con niños del Curso de Verano

Mario de Luna, Luis Omar Hernández y Diego Hernández convivieron con los niños del Campamento de Verano de Club Necaxa tras finalizar una sesión de entrenamiento.

Luis Omar Hernández les enseñó a los chicos a marcar, recular y aguantar a los delanteros o extremos cuando los agarran mal parados tácticamente. El defensor de los Rayos también los alentó a nunca darse por vencidos y luchar por sus sueños, ya que el futbol otorga revanchas y si lo anhelan, tarde o temprano lo conseguirán.

Por su parte, el canterano de Necaxa, Diego Hernández estuvo dirigiendo a los pequeños en un interescuadras, donde ubicó a los chicos de ambos equipos para que le dieran opciones a sus compañeros de organizar los ataques y ser más compactos a la hora de defender.

Mario de Luna fue aclamado por todos los niños, estuvo practicando con ellos en un ejercicio de conducción de balón y después habló con los chicos sobre lo que le ha costado llegar a ser un futbolista profesional y los motivó para que algún día puedan estar haciendo lo que él hace hoy en día.

Los tres defensores también firmaron autógrafos en las playeras de los niños, así como balones, zapatos de futbol, libretas y hasta gorras. De igual manera, se tomaron fotografías con los niños que lo solicitaron.

La presencia de los tres jugadores de Necaxa fue un aliciente y una experiencia inigualable para los chicos inscritos, ya que se llevaron consejos muy valiosos, pudieron realizar ejercicios con ellos y aparte se llevaron la firma de sus ídolos.

Durante las cuatro semanas del curso de verano, los participantes aprendieron las funciones principales de acuerdo a su posición, así como los principios básicos del futbol, tales como la recepción, conducción, el tiro y demás aspectos técnico-tácticos.

Además, cada semana recibieron la visita de diversos jugadores del primer equipo, quienes platicaron con los chicos, realizaron ejercicios con ellos y estuvieron participando en cascaritas con los profesionales.Por si fuera poco, los pequeños tuvieron la oportunidad de bajar a ver parte del entrenamiento de sus ídolos, quienes al finalizar dichos entrenamientos los atendieron para firmarles autógrafos y tomarse las clásicas fotos del recuerdo.

Estas son algunos de los beneficios a los que tienen derecho los niños inscritos al Campamento de Verano que organiza Club Necaxa cada año con el objetivo de formar jugadores, pasar un buen rato y sobretodo, convivir de cerca con sus máximos ídolos semana con semana.

Los niños inscritos también tuvieron la fortuna de participar en las activaciones del entretiempo de partidos de los Rayos en el Estadio Victoria y entrenaron en la cancha de dicho recinto en diversas ocasiones.
Cortesía Club Necaxa

Comentarios