¿SALVADO POR LA INFLUENZA?...

Por Edgar Valero
cronica.com.mx

Afectado por el pánico, no se sabe si a la influenza o al descenso, el entrenador mexicano Raúl Arias se atrevió a declarar al diario La Jornada que tendría que valorarse la suspensión del Torneo Clausura 2009, ya que al parecer uno de los futbolistas del Necaxa, Alejandro Castillo, habría sido hospitalizado en Aguascalientes con algunos síntomas que podrían ser de influenza porcina.

Se desconoce aún si en efecto este joven delantero de 21 años de edad puede ser considerado como el primer jugador profesional infectado con este virus, ya que el diagnóstico no ha sido confirmado. Aclarando, que primero que nada se desea que el futbolista logre recuperarse lo antes posible, esta afectación no representa en realidad ninguna pérdida en el plano deportivo, como se ha querido dar a entender, ya que el jugador tiene más de dos meses sin jugar por una fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo, la cual permitió darlo de baja para incorporar al defensa Daniel Demetrio Hernández, y ya no puede participar en lo que resta del campeonato que está por expirar.

Alejandro Castillo Castillo, nacido en el DF el 15 de julio de 1987, y quien apenas jugó 90 minutos en el presente torneo, es atendido por José Luis Cortés, jefe de los servicios médicos de la escuadra rojiblanca, quien en la nota publicada por el diario capitalino agregó que otros dos futbolistas de las fuerzas básicas están en la misma situación.

En la misma se destacan unas declaraciones de Raúl Arias en las que cuestionó la manera en la que este problema ha sido manejado: “Creo que es algo muy delicado y muy importante que por una o por otra razones se ha subestimado; creo que los estados que están involucrados o que se dice públicamente que lo están tienen problemas similares a los que no se encuentran en las listas. Porque todos somos de todos lados, todos viajamos y todos estamos expuestos; entonces, creo que es a escala nacional y me parece que deberíamos tener más orientación”.

Arias, cuyo mal trabajo de “rescate” tiene al Necaxa hundido en el fondo de la tabla porcentual a sólo dos fechas del final del campeonato, es decir a 180 minutos de juego de que su equipo descienda a la Primera A, ya fue acusado de “mañoso” por Enrique Borja, presidente de los Tigres, quien insinuó que sus reclamos habían influido en algunos árbitros, particularmente en Erím Ramírez, quien tras las protestas del técnico agregó un minuto más al tiempo de compensación de aquel juego entre Necaxa y Tigres permitiendo el gol de Diego Cervantes que le dio al cuadro de Aguascalientes dos puntos que lo acercaron al equipo norteño en la tabla de las condenas.

Necaxa enfrentará este sábado al Atlante, en el Estadio Victoria, y no tendrá el aliento de su afición en lo que podría ser su último partido en casa en el Máximo Circuito, aunque en realidad la afición de este equipo no parece demasiada preocupada con la medida pues nunca se ha sentido plenamente identificada con un equipo que Televisa ha mangoneado a su antojo.

Comentarios