PASIÓN ROJIBLANCA ::: Pasión por los Rayos del Necaxa

El día que Necaxa electrizó Jalisco y a las Chivas

El Invierno de 1998 marcó una fecha especial en la historia de los equipos rojiblancos al definir el campeonato entre ellos, rompiendo el pronóstico que la mayoría esperaba.

Los Rayos del Necaxa marcaron una página de oro en su historia a costa de las Chivas en el Invierno de 1998, los equipos rojiblancos llegaron a la final del certamen que tuvo trayectos similares.

Los tapatíos llegaron tercer a la liguilla, mientras que los Rayos en cuarto general. Los duelos en liguilla los fueron llevando a una final inédita y que a muchos sorprendió con su desenlace.

El Rebaño mostró un ataque feroz con Luis García y Ricardo Peláez como sus cartas fuertes, en tanto Necaxa tuvo su cuota goleadora personificada en el jugador Pedro Pineda.

El primer asalto de la final se dio en el estadio Azteca con un saldo de un empate sin goles y daños; por como jugaron a lo largo del torneo y la condición de local todo mundo apostó a que Chivas levantaría el título en su casa, respaldado por su gente.

Pero el equipo dirigido por Raúl Arias tendría otro plan en mente. La vuelta representaría un infierno para Chivas ocasionado en gran parte por sus fallas.

La primera se daría al minuto 25 con un penal a favor de Guadalajara, Alberto Coyote tendría en sus pies la oportunidad de abrir el marcador y poner en ventaja a su equipo, pero el experimentado mediocampista fallaría su disparo al cobrarlo su costado izquierdo con poca dirección, detalle que aprovecharía Adolfo Ríos para mantener su meta intacta.

La suerte volvería a sonreírle a la visita, pues al 39 Claudio Suárez encontraría un balón a modo dentro del área y dispararía cruzado, la redonda cruzó entre varias piernas sin que alguien la tocara para que al final reventara en la base del poste izquierdo y saliera por un costado.

Poco antes de terminar la primera parte Manuel Martínez pondría el segundo disparo de Chivas en el poste, ahora con un tiro lejano que amenazó con colarse en el ángulo izquierdo.

Al minuto 55 comenzaría a darse la sorpresa, tras evitar una llegada de peligro de Guadalajara el Necaxa concretaría un contragolpe con una escapada por el medio campo de Salvador Cabrera quien al final conectaría un disparo de zurda que se colaría pegado al poste para abrir el marcador.

Con el gol los Rayos ganarían confianza y estarían cerca de anotar el segundo en los pies de Sergio Vázquez en un contragolpe, pero una buena intervención del ‘Pulpo’ Zúñiga mantendría un gol de diferencia.

Pese a generar ocasiones de gol los tapatíos no conseguían el ansiado empate, el segundo tiempo se hacía viejo y se mantenía la desventaja en el global.

Un error en la defensa de Chivas por parte del “Tiburón” Sánchez dictaría sentencia y encaminaría el campeonato a las vitrinas necaxistas. Un mal pase sería interceptado por Hermosillo quien asistiría a Sergio Vázquez para que el charrúa se bañara de gloria al empujar la bola sin marca y con el arco a su merced al 88 de tiempo corrido.

Con el 2-0 las esperanzas de los jugadores y aficionados de Guadalajara se extinguieron, en el tiempo restante el ‘Jalisco’ fue un cementerio de playeras rojiblancas y rostros de incredulidad, pues la sorpresa que pocos veían posible se convirtió en una realidad.

El campeonato se le escapó de las manos del Rebaño con un equipo que le faltó coronar su fútbol y su historia con el trofeo en mano.

Por Necaxa, el estilo sobrio y efectivo de Arias (precedido por Lapuente) volvió a tener resultados y efectos con la famosa frase que se replicó en el marcador “gol fallado termina siendo gol en contra”.
Fuente: Univisión

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, puedes comentar poniendo la opción de Nombre/URL para que puedas poner tu nombre o algun enlace a tu cuenta de Twitter, Facebook u otras. No seas un anónimo más.