Marcelo Barovero: Entre la nostalgia, la comodidad y obligaciones

Si bien explicó que es imposible que Trapito regrese en diciembre, el representante del arquero señaló que si River pretende repatriarlo deberá comunicarse con él y tratar de convencerlo. Incluso, reveló que al cordobés a veces le agarra nostalgia recordar su paso por River: "Sabe todo lo que dejó".

El hincha del Más Grande está muy susceptible con respecto al arco del Millo. En Batalla, Lux y Bologna no encontró la seguridad. Y el recuerdo de Marcelo Barovero, que se marchó a mediados de 2016 dejando la vara demasiado alta, está latente por los pasillos del Monumental.

Hace una semana, el agente de Trapo Marcelo Franceschini avisó que no hay chances de que el arquero regrese en diciembre y que lo ve más factible para mediados de 2018. No es un detalle menor: el cordobés se fue a Necaxa (México) para escaparle a las presiones del Mundo River y encontrar comodidad.

En una entrevista que le concedió al programa radial El Superclásico, emitido por AM 630, Franceschini dio más precisiones sobre la situación de hombre de 33 años: "Ahora en diciembre es imposible, tiene una cláusula de salida muy importante. Tiene contrato hasta junio de 2019. Quizás en junio del año que viene podríamos hablar de una oferta y poder sacarlo". Y agregó: "La cláusula es de 7 millones de dólares, es bastante elevada, pero es negociable. Depende de un montón de cosas".

Asimismo, el representante dejó la puerta abierta para que en Núñez se comuniquen con él: "A mí no me llamó nadie de River. Primero que me hablen y después hablaré con el jugador. El jueves Barovero va a estar en el país".

Pero Franceschini también dejó una frase que hizo ruido en River. El agente del arquero aseguró que, algunas veces, a Barovero le suele dar un poco de melancolía pensar en su paso por la institución: "Él sabe todo lo que dejó acá en River. A veces se pone un poco nostálgico. No sé si será el momento ahora en diciembre o en junio".

Está claro que no hay chances de que Barovero regrese en diciembre. Hace no mucho se fue del club, encontró la comodidad en México, donde el fútbol se vive con menos intensidad. Pero, a veces, se toma un tiempo para pensar en lo que hizo en River. La incógnita es, ¿vendrá a mediados de 2018? Su contrato con Necaxa finaliza el 30 de junio de 2019. No parece sencillo, pero lo dejó en claro su representante: todo es charlable.
Fuente: La Página Millonaria (Argentina)

Comentarios