Los árbitros del Monterrey vs. Necaxa alteraron la cédula del juego

El periodista David Medrano denunció lo sucedido al decir que el cuerpo arbitral omitió poner el cambio de Facundo Castro por el argentino

El periodista deportivo mexicano, David Medrano, reveló que el silbante central del encuentro de la fecha 16 de la Liga MX entre Monterrey y Necaxa, Jonathan Hernández Juárez, modificó la el reporte arbitral con el fin de "cuadrar" la expulsión del atacante de los Rayos, Brian Fernández.

El comunicador no presentó alguna copia de la cédula del juego que avalara su denuncia, por lo que solo se limitó a señalar la anomalía mediante el periódico deportivo Récord, en el cual es colaborador al decir que Hernández Juárez no registró el cambio que había permitido de Facundo Castro por Brian Fernández.

La polémica se dio al momento de efectuarse un cambio de los Rayos donde el uruguayo Facundo Castro ingresaría por Fernández. Castro tuvo problemas con las agujetas de sus zapatos, por lo que tuvo que volver a salir para arreglarse los cordones.

En ese momento Brian fue expulsado e inició el revuelo porque al argentino nunca se le debió permitir el reingreso a la cancha, sabiendo que ya había sido sustituido, tal como lo dice la regla. Por lo tanto el sudamericano nunca debió ser expulsado. A eso hay que sumarle el grave error del árbitro al dejar al Necaxa con 10 hombres el resto del encuentro.

Hay que subrayar que esta última jornada presentó nueve árbitros que no suelen dirigir en primera división porque los que regularmente silban, cinco de ellos se habían ido a un curso de capacitación, dos se encontraban de viaje y dos más estaban suspendidos. Hernández Juárez que pitó el Monterrey contra Necaxa era uno de esos nueve silbantes "suplentes".

El periodista David Medrano agregó que esta no es la primera ocasión que algún juez altera una cédula arbitral durante este primer semestre del 2019, pues señaló que el árbitro Óscar Mejía también modificó el reporte del juego de octavos de final de la Copa MX entre Guadalajara y Atlético San Luis.

Posteriormente, Fernández se enganchó por los errores del juez central, encaró a Hernández Juárez que derivó en una tarjeta roja, se encaró con el estratega uruguayo Diego Alonso y hasta agredió a un aficionado cuando se dirigía al túnel de salida para llegar a los vestidores tras haber sido expulsado.
Fuente: Inbobae

Comentarios

  1. Y todo lo que captaron las cámaras de TV no cuenta?. Es una prueba de la mala fe que le tienen al Necaxa Tanto la FMF y la comisión de arbitraje y nuestra directiva está más ocupada contando los dólares recibidos por Brian y analizando que otros jugadores puede vender caros

    ResponderEliminar
  2. Y el estúpido de Brizio "calladito", no le conviene otro escándalo en su abominable gestión.

    ResponderEliminar
  3. deberia de llegar este asunto a la FIFA, modificar la cedula es inaudito

    ResponderEliminar
  4. EL árbitro de fútbol soccer en la realización de los partidos tiene éticamente y moralmente que aplicar las reglas o normas establecidas en forma justa, imparcial, con ética y moral
    El modificar la cédula arbitral cambiando los hechos y cuando existe evidencia a través de videos y que fue muy evidente y del dominio público la equivocación del árbitro hecho que no debió ocurrir pero sería una falla de conocimiento y de buena fe que no debe ser, pero alterar la cédula es un acto totalmente de mala fe, inmoral y sin ética
    y esto afecta al gremio de los árbitros y a la Comisión Disciplinaria y Comisión de Árbitros.
    De no actuar las comisiones serían copartícipes y cargarle la culpa al jugador en este caso a Brian Fernández de estos hechos para justificarse sería un acto de corrupción
    Por lo cual deben quitarle las tarjetas ya que el árbitro provocó todo lo que sucedió por lo cual no deben proceder la sanción.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no tienes una cuenta de Google, puedes comentar poniendo la opción de Nombre/URL para que puedas poner tu nombre o algun enlace a tu cuenta de Twitter, Facebook u otras. No seas un anónimo más.